Este año colaboramos con un proyecto Europeo, conformado por diversos grupos de investigación en toda Europa (uno de ellos en Santiago), llamado REQUITE.
Aproximadamente la mitad de todos los pacientes con cáncer reciben radioterapia como parte de su tratamiento oncológico. La dosis de radiación que se le da al paciente está limitada por el riesgo de dañar a los tejidos normales y a los órganos que rodean al tumor. Los pacientes varían en la forma en que reaccionan a la radiación. Alrededor del 5% de los pacientes (5 de cada 100) son sensibles y presentan riesgo de desarrollar efectos adversos. En los últimos años, los investigadores han desarrollado modelos predictivos y pruebas biológicas para tratar de identificar antes del inicio del tratamiento a los pacientes que son muy sensibles. Sin embargo, estos métodos aún no están listos para su utilizacion en la práctica clínica, por lo que las dosis de radiación para todos los pacientes están actualmente limitadas por el riesgo a desarrollar efectos adversos de los pacientes más sensibles.
El estudio internacional observacional REQUITE es el mayor estudio de este tipo que existe hoy en día. Algunos hospitales en España, Francia, Alemania, los EE.UU., Italia y el Reino Unido están participando, con la inclusion de pacientes que reciben radioterapia de cáncer de mama, de pulmón o cáncer de próstata. La información recopilada permitirá a los investigadores probar los modelos y los marcadores biológicos para su uso futuro. Si tenemos éxito, entonces, en el futuro podríamos identificar a los pacientes ‘radiosensibles’ antes de empezar su radioterapia y esto puede permitirnos personalizar el tratamiento. Esto debería reducir los efectos secundarios de todos los pacientes, mejorar la calidad de vida y aumentar potencialmente el número de pacientes tratados con éxito para su cáncer.
Os dejamos más información sobre el grupo en el enlace aquí abajo ¡Muchas gracias por colaborar!